Llamanos ahora   806450501
Servicio de entretenimiento y ocio ofrecido por Astrolada.es.
El precio máximo por minuto de esta llamada es de 1,21 € desde red fija y 1,57 € desde red móvil.
Impuestos incluídos. Mayores de 18 años.

:   Cesta 0.00 €

Magia con el Espejo de Zoroastro

En la antiguedad, los espejos eran fabricados con  mango y  de forma perfectamente redonda, para imitar a la Luna. Eran de plata, latón, bronce y cobre, teniendo en cuenta las horas propicias para los Dioses.

Los Sacerdotes de Zoroastro eran astrologos y magos, con más poder que el propio Rey. Sus rituales de magia se realizaban en un templo en el que no había ninguna ventana.  El templo constaba de siete pisos, pero sólo se tenía acceso a seis de ellos, ya que la séptiema cámara era inaccesible. Este famoso ejemplo de arquitectura, que aún hoy existe, fue dedicado a mezquita universitaria en las cercanías de Persépolis. Allí se reunian siete grandes magos por la noche  y cubrian de fino betún la superficie de un gran y precioso espejo.

Luego, con una varilla de metal trazaban signos cabalisticos relacionados con las estrellas y los planetas; añadian clavo e incienso en esa superficie. Estos  Maestros de lo oculto entraban en el círculo mágico de espaldas a la Luna llena y hacían que sus rayos entrasen por el techo descubierto e iluminasen la superficie del espejo.

Los magos,calentaban el espejo con un gran brasero en forma de loto en el que quemaban resinas perfumadas, mirra y benjuí en honor de las bodas entre el Sol y la Luna en el solsticio de verano. Al calor de las llamas se fundían el betún y  el incienso, y los capullitos de clavo, inspirados por la divinidad, indicaban los puntos misteriosos del Zodiaco.  Mientras se deshacía y humeaba  la pátina se formaban figuras, rostros, imágenes, con  los que los magos interpretaban vaticinios, indicaciones y oráculos.

Después se retiraba la lámina del fuego y se recubría con una especie de papel de lino y papiro sobre la que los magos pasaban un rodillo para obtener la huella circular del espejo tras la ceremonia de purificación.

En esta leyenda encuentra su origen de la adivinación mediante la tinta que era practicada por los egipcios y por los griegos, quienes se conformaban echando sobre telas y pergaminos los colorantes que preparaban.

Leave a comment

Contáctenos

Nombre completo*
Please type your full name.

E-mail*
Invalid email address.

Su mensaje*
Invalid Input

Escriba los caracteres*
Escriba los caracteres   ActualizarInvalid Input

Quiénes somos

Estamos en las redes sociales:

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn